Soy quién soy pese a quién pese. Esa soy yo.
Bienvenidos a mi rincón.
Myriam Luna.

viernes, 22 de agosto de 2014

LA HERENCIA DE JERUSALEN, de Josep Capsir

           
La herencia de Jerusalén nos presenta a tres protagonistas: Hugo di Bella, estudiante de historia; David Malluck, doctorado en historia antigua y profesor de Hugo en su tesis; Lucio Servade, filólogo amigo del profesor Malluck.
            
El elemento principal de esta obra es un incunable* rescatado antes de ser incinerado el sumo pontífice de la época, y perteneciente en estos momentos a la familia de Hugo di Bella.
           
Movidos por el interés histórico y la curiosidad por desvelar los misterios del incunable, se sumergirán en un mundo de masones y templarios (unos con el interés de proteger el incunable, otros por encontrarlo y destruirlo).
            
Tras descifrar los jeroglíficos que se suceden durante la lectura emprenderán la búsqueda de los tesoros del Templo de Salomón, poniendo en riesgo su propia vida.
           
La herencia de Jerusalén es una novela que hace que te agarres a ella desde sus primeras páginas. Es rápida y ligera. Y aunque no soy creyente por principios, y desconozco los temas bíblicos y sus personajes ha sido una lectura muy fácil, y sorprendente en alguna de sus páginas. Es una de esas novelas en las que pierdes el sentido del tiempo, y a cada página que lees quieres saber más y más,  hasta donde nos llevarán sus personajes.

             
¿Pero qué gran misterio esconderá este libro para que el Vaticano quisiera destruirlo? Sólo tienes una manera de descubrirlo, dejarte atrapar por sus páginas y perderte en sus misterios para llegar a encontrarlos.




Y ahora vamos a conocer un poco a Josep Capsir.
Cuéntanos algo sobre tu trayectoria literaria. ¿Cuándo comenzaste a escribir y que fue lo primero que escribiste?
            - Con once o doce años me empecé a aficionar a esto de escribir. Eran historias cortas, reflexiones personales y un diario personal que contenía más ficción que hechos reales. Durante un tiempo la afición quedó aletargada, hasta que hace cinco años la retomé para abrir un blog personal. A raíz de mi bitácora, sentí la necesidad de dar a conocer mi obra y, sin darme cuenta he convertido esta afición en una profesión.

¿Tienes predilección por alguna de tus obras?
            - Es muy difícil para mí. “REC-Relatos para ensanchar costillas” es un sainete de humor con poco contenido literario pero fue lo primero que publiqué. “La herencia de Jerusalén” es una novela que ha cosechado muchos éxitos y tiene detrás un trabajo de investigación bastante importante. Mi última novela publicada, “Las leyes de Hermógenes” es una novela intimista pero creo que literariamente es la más completa y tiene “algo” de mí. Todas son especiales y sería injusto mostrar preferencias por una u otra.

¿Por qué te decidiste a escribir esta novela con tantos tintes históricos? La verdad es que después de leer Relatos para ensanchar costillas, me has dejado muy sorprendida con esta novela.
            - Me gusta la Historia, especialmente la Historia antigua y el origen de las religiones. Me apetecía rellenar con ficción algunas grietas históricas y confeccionar una trama de acción y aventuras en la que pudiese aportar nuevas teorías a algunos hechos históricos.

¿Has sentido siempre algún interés especial por la historia?
            - Recuerdo que con doce o trece años estudié las civilizaciones antiguas y me apasioné por la Historia antigua. Las primeras civilizaciones marcaron un cambio muy radical en muy pocos miles de años y la distribución territorial de hoy en día y casi todos los sistemas políticos actuales se pusieron en práctica hace 3000 o 5000 años. A veces es conveniente mirar para atrás para saber dónde estamos ahora.

Imagino que te habrás sometido a un arduo trabajo de investigación. ¿Qué hay de historia real y que hay de historia ficticia en esta novela?
            - Las partes históricas que están demostradas no pueden ser alteradas, la novela no sería creíble si manoseara hechos que sí sucedieron. Como decía antes, hay hechos que no están demostrados o que se fundamentan en la tradición oral, sin un fundamento científico. En ese sentido, prácticamente todos los pasajes bíblicos son poco demostrables, y más si tenemos en cuenta que son textos que se han reescrito muchas veces y que han servido para adoctrinar a los pueblos.

¿Has visitado alguno de esos lugares que nos presentas en la novela?
            - Solo he estado en uno de los emplazamientos que se detallan en la novela y cuando lo visité no sabía que escribiría esta historia. Lo ideal sería visitar todas las localizaciones para ser mucho más riguroso y para poder empaparme de los detalles de cada uno de ellos, pero no me fue posible. De todos modos, hoy en día, tenemos a nuestra disposición una gran cantidad de herramientas, sobre todo en la red. Desde un ordenador se pueden hacer visitas virtuales o visualizar la organización de las calles de cualquier ciudad del mundo. Google Maps, YouTube y algunas guías de viaje me han permitido que me ahorre unos cuantos billetes de avión.

¿Te ha inspirado algún otro autor a la hora de escribir esta novela?
            - Ninguno en especial y de todos que leído en general. Mi novela tiene ciertos paralelismos con El Código Da Vinci pero son estilos narrativos diferentes, aunque la trama pueda presentar ciertos paralelismos. Me identifico más con Julio Verne o Emilio Salgari, aunque a años luz de su virtuosismo.

¿Has tenido la fortuna de tener entre tus manos un incunable o manuscrito que te haya servido de ayuda para redactar la novela?
            - En mis manos no, pero he visto obras antiquísimas en diferentes museos de historia. Generalmente, este tipo de ejemplares estaban escritos sobre papel con composición vegetal sin tratar, de modo que no es recomendable la manipulación manual porque cualquier bacteria podría deteriorar el libro.

¿Estarías dispuesto a escribir sobre otras órdenes militares o ir más allá haciendo una investigación sobre una orden en concreto?
            - Intento desarrollar tramas originales sobre temas que hayan sido poco tratados o desde una óptica diferente. Hay mucha literatura sobre templarios y congregaciones similares, casi todas originarias de los tiempos de las Santas Cruzadas. También se ha escrito mucho sobre la masonería y es una temática que da mucho juego. En un principio no me planteo abordar nuevas órdenes religiosas o militares, pero ¿quién sabe? La congregación que aparece en “La herencia de Jerusalén” existió hace 3000 años. Lo único que he hecho es resucitarla para justificar el hilo argumental.

¿Te has formado alguna opinión concreta sobre los templarios y los masones?
            - Ambas son instituciones muy sólidas, especialmente la de los masones. Nos sorprenderíamos de el poder que hoy en día tiene la masonería. Los templarios eran unos mercenarios de la Iglesia con una misión secreta que cumplieron a la perfección. Tengo la certeza de que movieron por medio mundo algunos de los tesoros del Cristianismo y supieron resguardarlos de la humanidad, pero ¿dónde está todo lo que ocultaban? ¿Por qué nunca se ha encontrado eso que escondían? Ese misterio es el que provoca que los escritores puedan inyectar ficción.

¿Nos recomendarías un autor o un libro para los amantes del misterio, la historia y las órdenes militares?
            - El alfabeto de Babel, El espejo de Salomón, El último Catón, el mismo Código Da Vinci o El último templario.

¿Libro electrónico o libro impreso?
            - Ambos. El libro electrónico es barato, práctico y ligero pero intangible. El libro en papel se ha convertido en un lujo, pero forma parte de tu vida.

¿Qué opinión te merece el mundo editorial a día de hoy?
            - Se está transformando sobre la marcha. A las editoriales, la irrupción del libro digital les ha pillado a pie cambiado y la autopublicación les ha quitado público. Todo se irá normalizando poco a poco, cuando los autores se profesionalicen definitivamente y las editoriales sean un servicio para el escritor, no al revés.

¿Estás inmerso en algún nuevo proyecto literario?
            - En breve saldrá la segunda parte de “La herencia de Jerusalén”. Aún no puedo anunciar la fecha, dejémoslo en “en breve”. Durante este verano he estado documentando una novela histórica con una temática diferente sobre una civilización bastante antigua. Para saber más habrá que esperar unos meses.

Si alguna de las personas que nos está leyendo está pensando en lanzarse a este mundillo literario, ¿Qué consejo le darías?
            - Que no es un camino fácil, que se necesita talento, imaginación, humildad y suerte. Hay que ser perfeccionista y revisar los textos muchas veces antes de mostrarlo a los lectores. Si alguien quiere que un lector compre una obra, deberá demostrar calidad para ser leído. Sobre todo, constancia y dedicación.

Para terminar, ¿dónde pueden encontrarte tus futuros y nuevos lectores para saber más de ti y tu obra?
            -  Estoy presente en Facebook y Twitter, donde pueden encontrar toda la información sobre lo que escribo. Quien quiera encontrar algunos detalles curiosos de mis novelas puede visitar mi blog:
 www.autorjosepcapsir.blogspot.com.es          
            Antes de acabar, me gustaría felicitarte por tu labor de difusión literaria y agradecerte tu simpatía y tu entusiasmo. Mucha suerte con tu proyecto.

Por último quisiera darte las gracias Josep por aceptar participar en mi humilde proyecto bloguero. 

miércoles, 6 de agosto de 2014

ELYRAN, LA RASTREADORA de Antonio Lagares


Novela reeditada, que incluye un nuevo capítulo, y premiada con el Premio Pandemia a la mejor novela de terror 2013.
Es intrigante en cada uno de sus capítulos. Sabe muy bien por donde conducir al lector, atrapa, al mismo tiempo que te hace reflexionar y meditar, siendo una lectura muy ligera y que no deja de sorprender de principio a fin.
Antonio Lagares nos presenta a dos personajes centrales, que son los que llevan el peso de la novela (Miguel, nuestro mendigo y Elyran, la rastreadora) y que nos envuelven en una lucha constante entre el bien y el mal, la locura y la cordura, Elyran intentando acceder a su mente y llevarle por el buen camino, y Miguel en una huida constante de sí mismo.

¿Pero quién es Elyran? Y ¿podrá conseguir su objetivo?




Antonio Lagares

Nace un 27 de marzo de 1956 en Utrera (Sevilla). Vive en Morón (Sevilla) hasta 1975 que trasladan a su padre a San Fernando (Cádiz). En la actualidad continúa viviendo allí. Entre 1975-80 realiza la carrera de Psicología en la Facultad de Ciencias de la Educación de Sevilla. En esta época se inicia en la literatura. Comienza su vida laboral en la industria farmacéutica, lo que le impide desarrollar sus inquietudes literarias por falta de tiempo. A pesar de ello, en los ratos libres, se dedica a preparar material pensando en el futuro. En estos momentos está inmerso en proyectos literarios.

-¿Cuándo comenzaste a escribir? Y ¿Qué fue lo primero que escribiste?
Siempre he escrito, sin tener idea que me dedicaría a ello. Comencé con historias cortas que además eran muy malas y con poesía.

-¿siempre te interesó la novela de terror?
No, siempre me interesó la mente, sus entresijos, y un poco lo paranormal, lo que ocurre que muchas veces estos aspectos producen algo de miedo, por eso le llaman terror psicológico.

-¿crees que está poco valorado este género?
No es que lo valoren poco, es que el pastel se lo reparten entre unos pocos, y de este modo todo resulta mucho más difícil.

-¿hay alguna obra que te haya inspirado en tu trayectoria literaria?
No, ninguna. Es más cuando escribo no leo para no dejarme influir en esos momentos.

-¿tienes algún proyecto nuevo en mente?
Si. Estoy finalizando la historia de La Venta de Vargas. Es historia. Después tengo dos proyectos de novelas, «La ciudad de los sabios» y «Dr. Pirata». Espero que al menos una salga adelante.

-¿existe algún genero literario que no abarcarías?
Nunca me cierre a ningún género, porque nunca se sabe.

-¿libro electrónico o libro impreso?
Ambos. Prefiero el impreso, aunque comprendo la importancia del electrónico, nos da facilidad de llegar a más lectores por precio, comodidad etc.

-¿tienes algún escritor favorito o que te haya marcado?
Si, varios, prefiero no decir nombres

-¿qué opinión te merece el mundo editorial a día de hoy?
Igual que siempre, si no tienes padrino, es muy difícil, casi imposible. Pero eso ocurre incluso con críticos y reseñadores. A mí jamás me han hecho una crítica literaria. Cuando he contacto, siempre te argumentan la falta de tiempo. Solo están para las editoriales importantes y para los amigos. Los grandes blog de reseña lo mismo, solo para sus amigos y editoriales.

-Y ahora centrándonos en esta novela, ¿cómo surgió la idea de escribir sobre este tema? El bien y el mal, o como alguien me dijo hoy, ángel o demonio.
Llevaba tiempo queriendo hacer algo sobre la conciencia humana, pero algo diferente, y salió solo. Bueno, con mucho trabajo detrás, me costó más de tres años finalizarla porque es bastante compleja.

-¿Qué consejo darías a alguien que se está iniciando en el mundo literario?
Mucha constancia y escribir, escribir, y escribir. Que no pretenda publicar al momento. Después de escribir, corregir cuantas vences sean necesarias. Ningún texto está bien después de una primera escritura, y que antes de enviar a editoriales que el texto pase por las manos de un corrector profesional.

- Cuéntanos sobre tu trayectoria literaria y tus novelas
Por desgracias, al no tener salidas mis escritos, pues tuve que trabajar como es lógico para mantener mi familia y me quedaba poco tiempo para escribir. Además, cuando empecé no existían las redes sociales y los contactos eran difíciles, las obras se guardaban en un cajón y ya está. Des pues todo fue diferente. Tengo obras de teatro, poemarios, libro de humor, y las conocidas «Viaje sin retorno» «Obsesión» «La Rastreadora» y «Bobo» que es mi última novela.

- Para terminar, ¿Quién quiera saber más de ti como escritor y tus novelas, donde pueden localizarte?
Por Facebook creo que estamos todos bastante localizados ¿No?

- Por último sólo darte las gracias por acceder a responder a las preguntas de este pequeño proyecto literario en el que me he embarcado.

Muchas gracias a ti por dedicarme este tiempo.

viernes, 28 de febrero de 2014

YO SOÑÉ UN SUEÑO


Era la primera vez que la veía. Estábamos en el ascensor de un hotel  cuya ciudad no recuerdo o quizás no debería recordar. El tiempo se hacía eterno y cada vez mayor número de gente iba entrando en el ascensor.
            Al principio estábamos solas pero con cada planta iba subiendo más gente. Había en total 12 plantas pero no sé cuál de ellas sería nuestro destino. Yo estaba a medio metro de ella. Ella apoyada en la pared, dejando caer uno de sus hombros. Estábamos en el fondo, lejos de las miradas y conversaciones. Por ilógico que parezca nadie nos prestaba atención, parecíamos invisibles a ojos humanos.
            Llegamos a la primera planta y salió una persona. Sentí el alivio de que iba quedando menos para llegar al final. En la segunda planta salieron tres. Me voy relajando más.
            Ya en la cuarta planta sólo quedaba un hombre, miraba hacia la puerta. Nos ignoraba por completo. A veces me preguntaba si éramos reales. Casi como si lo presintiera ella se acerca, me rodea con sus brazos por la espalda y adentra una de sus manos por mi camisa. Va acariciando mi estómago, mi espalda. Mi piel se eriza con cada roce de sus manos. Llevaba tanto esperando ese momento…Comienza a besarme el cuello, a rodear con sus dedos mis pechos por encima del sujetador. Dejo caer mi peso sobre ella. Sigue acariciando mi cuello, todo por debajo de la camisa. Coloco mi cabeza sobre uno de sus hombros y muerde mi cuello, al principio suave pero luego cada vez más fuerte. Con una mano introduce uno de sus dedos por el borde de mi sujetador y con la otra mano va bordeando mis costillas, mi estómago en zigzag y llega hasta el borde de mi pantalón con el dedo corazón.
             Me muerdo el labio inferior para aguantar mi respiración, cada vez más agitada. Llegamos a la planta siete, el hombre permanece allí dentro sin inmutarse. Adentra sus manos en el interior de mis muslos, mi cuerpo se contrae de la excitación. Sólo con el roce me hace temblar. Con la mano izquierda de nuevo llega a mi sujetador pero esta vez se adentra y toca mis pechos, primero uno y luego el otro. Con la mano derecha vuelve a mi abdomen, acariciándome por encima del pantalón. Desabrocha el botón y mete su mano muy lentamente. Muerde el lóbulo de mi oreja y creo que voy a explotar en éxtasis.
            Por fin llegamos a la planta siete y el desconocido se va como si nada. Aprovecho el momento y la empujo hasta el fondo del ascensor. Sin sacar su mano de mi pantalón sigue jugueteando conmigo. Cada vez estoy más excitada, su mano es testigo de ello.  No suelta tampoco mi cuello, no deja de morderlo y besarlo. Deja su marca en mi piel. Me hace suya. Sigue apretando mis pezones, están tan duros…. Mis piernas se abren al placer dejándole libertad de movimiento.
            Con cada planta la puerta se va abriendo pero no entra nadie.
            Rodeo su espalda con mis brazos, le clavo mis uñas, no puedo más…Me tiene al límite y eso me encanta.
            Llegamos a la planta doce y el ascensor se detiene. Volvemos a descender, alguien lo ha llamado. El éxtasis va en aumento, mis gemidos se ahogan en su boca. Me pierdo entre sus brazos, en su boca, en sus latidos.
            El ascensor se detiene. No recuerdo en que planta. He perdido por completo la noción del tiempo y Dios… ¡alguien entra!
            Me despierto. Estoy sudando entre las sábanas. Me giro algo confusa y veo que ella está dormida a mi lado. Me abrazo fuerte a su cintura, muy fuerte.


            Siento que me abraza por la espalda y me agarra por la cintura. Está empapada en sudor, con la respiración agitada y su corazón acelerado. Siento que me abraza fuerte para atraerme hacia ella. Me dejo abrazar.
            Giro mi cuerpo levemente. Siento su mano posarse en mi abdomen, su cabeza en mi pecho. Su respiración se relaja, también su ritmo cardíaco. Parece que se esté dejando vencer de nuevo por el sueño.
            Ahora soy yo quien la abraza. Acaricio su espalda, con la otra mano acaricio su cuello, sus mejillas, juego con su cabello. Todavía estoy adormecida, sumida en mi sueño.

            Soñé que ella tenía un sueño.


(21-10-2013 Myriam Luna-Cris R.D.)

martes, 18 de febrero de 2014

LA TUMBA DEL NIÑO de Eugenio Prados

     Un preso condenado a muerte. Una huida desesperada. Un pueblo abandonado a la carrera. Y una extraña familia con un bebé muerto.

     Estos son los 4 componentes básicos de la novela.

     Es una novela de miedo, casi de terror, que te engancha desde el principio, desde el momento en que nuestro preso consigue huir del furgón policial, hasta el mismísimo punto final, dejándote con ganas de saber un poco más, de seguir leyendo más.

     En su huida, nuestro preso acaba en un pueblo prácticamente abandonado, a excepción de nuestra familia protagonista y de su pequeño Radú, en el cual pensaba podría refugiarse y esconderse de la policía pero acabará siendo el peor de los refugios.

     Dato curioso de la novela es que no aparece ningún nombre propio. Ni de los policías, ni de la única familia habitante del pueblo, ni siquiera de nuestro preso. Únicamente aparece un nombre, Radú, el del pequeño hijo de la familia, y no es casualidad que éste sea el personaje más relevante de toda la historia.

     Podéis encontrar la novela en amazón:
http://www.amazon.es/tumba-del-ni%C3%B1o-Eugenio-Prados-ebook/dp/B0098PE96Y

domingo, 9 de febrero de 2014

LA PIEL DEL PECADO de Francis Molehorn

La piel del pecado. Podría decirse que esta es una novela como otra cualquiera con una pareja como protagonista con sus deseos encontrados y sexo explícito, sin rodeos y sin andarse por las ramas. Pero no, no es una novela más.

Por un lado tenemos los tabúes y dogmas religiosos, católicos para más señas. Por otro lado tenemos la ciencia, la psicología, que intenta desmontar esos tabúes y abrir otros puntos de mira.

Y por último tenemos a nuestra pareja protagonista. Angela y Darren, una mujer y un hombre como otros cualquiera, una pareja cualquiera de las que puede existir en este planeta, que se desean y disfrutan del sexo, que se quieren sin condiciones.

Pero existe algo en esta pareja que la hace diferente a todas las demás, Angela y Darren son madre e hijo. Viven un incesto consensuado, consentido por ambas partes desde sus inicios.

No, no es una novela más. Puede que a más de una persona este libro le levante ampollas en sus creencias sin ni siquiera llegar a leer el libro, otras simplemente se dejarán atrapar por la historia disfrutando toda la trama. Yo personalmente os animo a que la leáis, no os dejará indiferentes.

Podéis adquirir la novela a través de amazon :
http://www.amazon.es/dp/B00CHTXAKO/?tag=viewbookat04-21

Y ahora pasamos a conocer un poco a Francis Molehorn


¿Qué fue lo primero que escribiste?

·   No recuerdo exactamente qué fue lo primero, pero me puse a escribir relatos cortos desde mi infancia. Ninguno de ellos sobrevivió el paso del tiempo, por suerte. Con el vago propósito de editarlo, lo primero que escribí fue una versión inicial de “Están Haciendo Casablanca”, que dejé sin revisar por mucho tiempo, y que finalmente se transformó en la base del libro actual.

Entretanto comencé a escribir otra novela bastante ambiciosa, pero, en un momento dado, tomé conciencia que la premisa no era válida, y que para desarrollarla bien tenía que empezar de nuevo de forma distinta. Sinceramente no me llamó la atención hacerlo y la dejé.

Después comencé con La Piel del Pecado y su redacción fue bastante fluida. La terminé rápidamente y luego de algunas correcciones, la mandé a Amazon. Después decidí reescribir partes de “Casablanca” y la publiqué.

¿De dónde o cómo viene tu afición a la escritura?

·    Viene de mi afición a la lectura y, curiosamente, al cine. Me tentó escribir guiones con historias como para ser filmadas. Debo reconocer que nunca ocurrió. Sin embargo, me sirvió como práctica para escribir diálogos y para ensayar otras técnicas, útiles para la práctica literaria. Una de mis próximas novelas está basada, de hecho, en un guion que escribí hace algún tiempo. Ojalá que me resulte.

¿Libro electrónico o libro impreso?

·  Yo estuve mucho tiempo negándome a leer cosas electrónicas, pero obviamente, estaba equivocada. Mi preferencia sigue siendo el papel, por una cosa de tradición, textura y vivencias, pero actualmente una buena cantidad de mis lecturas son por medios electrónicos. Si se trata de publicar, la elección no es mía. Tengo que editarlo en Kindle si quiero tener alguna esperanza de que se me lea. En Amazon, mis libros también están en papel, pero no creo que se haya vendido ninguno todavía.

¿Qué libro nos recomendarías? Y ¿Por qué?

·   Difícil es elegir un libro solamente, pero si esa es la pregunta, yo me decanto por 1984 (de George Orwell, por supuesto). Creo que es un compendio extraordinario de los riesgos que presenta el pensamiento totalitario, tanto en su versión más extrema —como en el caso del libro—, como en sus variantes más sesgadas, muchas de las cuales seguimos viviendo en todo el mundo, y en segmentos de nuestra propia sociedad.

¿Eres metodológica a la hora de escribir o te dominan las entrañas cuando escribes?

·   Intento ser cuidadosa y disciplinada en lo que se refiere a la investigación y al cuidado de la consistencia argumental. Por lo demás, soy un caos. Comienzo con una idea general sobre la trama, el desarrollo y, a veces, hasta el final, pero entremedio puede pasar cualquier cosa. Mis personajes son de una irresponsabilidad total, y no cesan de sorprenderme.

¿Qué te empujo a escribir sobre el incesto? ¿Hay algún tipo de pretensión moral en ello?

·    Ni moral, ni moralizante. No solamente no me siento cualificada para pontificar acerca de comportamientos, sino que no me interesa y, en el fondo, me causa horror. La novela habla básicamente de una relación de amor que, casualmente, protagonizan adultos en una situación de parentesco directo. Me la imaginé (y espero haberla descrito) como una situación perfectamente “normal”, más allá de lo controvertida que sea socialmente.

Por suerte, algunos otros tipos de relaciones controvertidas ya han dejado de serlo, o van camino a eso en las sociedades más avanzadas, como los matrimonios interraciales, la homosexualidad o incluso el sexo fuera del matrimonio. No creo que el incesto vaya camino a transformarse en una forma de vida recurrente en la sociedad, entre otras cosas porque el tabú es demasiado fuerte y está demasiado arraigado. Pero lo que sí creo, es que alguna vez se llegue a legislar que una relación de amor físico entre parientes no sea penada con la cárcel, ni sea condenada a la hoguera en la plaza pública, como hasta ahora. Algunas lectoras de La Piel del Pecado consideraron la relación entre Ángela y Darren como “bonita”. Yo también lo creo, y era lo único que pretendía mostrar.




Y para terminar sólo me queda dar las gracias a Francis por querer participar en este pequeño y modesto proyecto literario, que no es otro que el de poner mi granito de arena para ayudar a conocer a escritores noveles o que están fuera de las grandes editoriales.